La suspensión de Deshaun Watson hubiera sido demasiado corta aunque no le hubieran dado un año a Calvin Ridley

La suspensión de Deshaun Watson hubiera sido demasiado corta aunque no le hubieran dado un año a Calvin Ridley

NFL

La suspensión de Deshaun Watson hubiera sido demasiado corta aunque no le hubieran dado un año a Calvin Ridley

By

Original (1 de agosto de 2022) No necesitamos ningún precedente para saber que Deshaun Watson salió bastante bien librado con una suspensión de únicamente seis partidos tras enfrentar demandas civiles de 24 mujeres por supuesta conducta sexual inapropiada.

Sin embargo, cuando se compara con otra acción disciplinaria de este año por parte de la liga, la suspensión de Watson se ve especialmente indignante y los fans de la NFL fueron los primeros en hacerlo notar.

En marzo, Calvin Ridley, receptor de los Falcons, fue suspendido por al menos la totalidad de la temporada 2022 por apostar en partidos de la NFL. El razonamiento era que si las apuestas de Watson habían sido merecedoras de un año, entonces, múltiples denuncias por conducta sexual inapropiada seguramente deberían merecer algo más severo; si no es que la suspensión de por vida de la NFL.

En lugar de eso, Watson recibió una tercera parte de la suspensión de Ridley y mientras que los fans se preguntan cómo pudo pasar eso, uno de los compañeros de Ridley, Coraderrelle Patterson, también se movilizó para publicar algo en Twitter.

Traducción: ¡¡Liberen a mi chico!!

 

Parece que Patterson quiere que se reduzca la suspensión de Ridley, lo que sería justo considerando que no hubo víctimas en su delito. Pero aquí el verdadero problema no es si el castigo para Ridley fue demasiado severo, sino que el de Watson no fue lo suficientemente severo.

Ridley recibió un año de suspensión porque anteriores infractores de la política de la liga sobre las apuestas también habían recibido un año de suspensión. De forma similar, Watson recibió una suspensión de seis juegos porque esa era la línea del pasado contra los infractores de “conducta sexual sin violencia”, según lo nombró la oficial disciplinaria Sue L. Robinson.

Haber decidido el castigo con base en lo que la NFL siempre ha hecho y sin cuestionar si debería revisarse, no solo es obsoleto, sino una forma segura de equivocarse cada vez.

El hecho de que Watson haya sido suspendido fue una clara aceptación de su culpabilidad. Robinson llamó su comportamiento como “más indignante que cualquier otro revisado por la NFL”. Pero el mensaje enviado por la suspensión de seis partidos, intencional o no, fue que su conducta no es tan mala como apostar en los partidos, o como cualquiera otra violación o infracción que resulte en suspensiones más largas, cuando objetivamente es peor.

 

Artículo traducido por Ana Lucía Toledo

Más

Más ParaGanar