Es una maldita pena que nuestros líderes políticos no sean más como el coach de Warriors

Es una maldita pena que nuestros líderes políticos no sean más como el coach de Warriors

Basquetbol

Es una maldita pena que nuestros líderes políticos no sean más como el coach de Warriors

By

Una vez más la tragedia azotó Estados Unidos el martes después de que un atacante disparara y matara a 19 pequeños niños y dos adultos en la Robb Elementary School en Uvalde, Texas.

Esta normalmente es una columna donde nuestros compañeros de For The Win se divierten hablando de deportes, pero hoy no es un día divertido. Es un día increíblemente triste.

Es un día triste para esos padres en Texas quienes perdieron a sus hijos ayer. No nos podemos imaginar por lo que deben de estar pasando y nuestros corazones están con ellos.

Es un día triste para nuestro país, el cual continúa teniendo días como estos donde miles de personas comparten sus oraciones pero se hace muy poco más por prevenir que vuelvan a suceder tragedias como la de ayer.

Es triste que tantos de los políticos que hemos elegido sean unos cobardes que no quieren hacer lo necesario para proteger a nuestros niños y hacer que nuestro país sea un lugar más seguro, con al menos regulaciones de sentido común alrededor de las armas de fuego.

Es triste que un coach de basketbol tiene más corazón y compasión y emociones que muchos de esos líderes que son rápidos en mandar sus oraciones pero lentos en todo lo demás.

Eso se demostró nuevamente ayer por la noche cuando Steve Kerr dio un emotivo discurso antes del juego de los Warriors-Mavs. En un punto de su discurso estaba tan alterado que golpeó sobre la mesa con la mano y gritó: “¿CUÁNDO HAREMOS ALGO AL RESPECTO?”

Aquí están sus palabras que necesitan ser escuchadas y leídas por todos:

“No voy a hablar sobre Basketbol. Nada ha sucedido con nuestro equipo en las últimas seis horas. Vamos a comenzar el juego de la misma manera esta noche. Ninguna pregunta de basquetbol importa.

Desde que nos fuimos, tiroteo, 14 niños fueron matados a 400 millas de aquí, y una maestra. En los últimos 10 días, tuvimos la matanza de gente mayor negra en un supermercado en Buffalo. Hemos tenido a asiáticos asesinados que iban a la iglesia en el Sur de California. Ahora tenemos niños asesinados en la escuela.

¿Cuándo haremos algo? Estoy cansado. Estoy tan cansado de pararmi aquí y ofrecer mis condolencias a las familias devastadas allá afuera. Estoy cansado de los momentos de silencio. Es suficiente.

Hay 50 senadores, ahora mismo, quienres se reúsan a votar por la HR-8, que es un revisiín de antecedentes que la Casa pasó hace unos años. Ha estado ahí por dos años. Hay una razón por la que no votan por ella: para aferrarse al poder.

Yo les pregunto, Mitch McConnell, y les pregunto a todos ustedes, senadores que se reúsan a hacer algo con la violencia, los tiroteos en escuelas, los tiroteos en supermercados, yo les pregunto: ‘¿van a poner su propio deseo por el poder por encima de las vidas de nuestros niños, nuestros mayores y quienes van a la iglesia? Porque eso es lo que parece. Eso es lo que hacemos cada semana. Estoy harto. He tenido suficiente.

Jugaremos el juego esta noche, pero quiero que cada persona aquí, cada persona que escuche esto que piense acerca de sus propios hijos o nietos, o padre o madre, hermana o hermano. ¿Cómo se sentirían si les pasara esto hoy? No podemos enmudecer ante esto. No podemos sentarnos aquí y solo leer acerca de ello y decir ‘bueno, tengamos un momento de cilencio. Yay, tengamos silencio. Vamos Mavs, vamos’. Eso es lo que haremos. Vamos a jugar un juego de basketbol.

Cincuenta senadores en Washington nos tendrán como rehenes. ¿Se dan cuenta de que 90% de americandos, sin importar su partido, quieren revisiones de antecedentes universales? 50 senadores en Washington que se reúsan a siquiera ponerlo en votación, a pesar de que nosotros, los americanos, lo queremos nos tienen como rehenes. No votarán, porque se quieren aferrar a su poder. Es patético. He tenido suficiente.”

Vamos, líderes políticos.

Hagan algo.

Ya es maldita hora.

Hemos tenido suficiente.

Más

Más ParaGanar