¿Es en serio que a estas alturas seguiremos lidiando con atletas que no se vacunan?

¿Es en serio que a estas alturas seguiremos lidiando con atletas que no se vacunan?

Opinión

¿Es en serio que a estas alturas seguiremos lidiando con atletas que no se vacunan?

By

Llevamos casi dos años y medio desde que comenzó la pandemia mundial de COVID-19. Muchas cosas han cambiado desde entonces. Muchísimas, de hecho.

Pasamos por el aislamiento absoluto, para poco a poco regresar a la vida cotidiana, viendo a las personas que queremos y haciendo las actividades que amamos.

Aceptamos nuevas medidas que ahora resultan normales, como el uso de cubrebocas en espacios poco ventilados; aunque muchas personas todavía se resisten a ello. También hemos podido ver cómo diferentes países y regiones imponen sus propias reglas ante mismas situaciones.

Tanto ha pasado desde que el virus se propagó. Sin embargo, ahora que lo conocemos mejor se siente como si estuviéramos haciendo las paces con él, en un acuerdo donde ambas especies nos aferramos a la supervivencia.

¿Qué nos ayudó a llegar a este punto? Las vacunas, sin duda.

Aunque las vacunas contra COVID-19 prometieron en un inicio que evitarían el contagio, eso no sucedió. Pero sí han cumplido con su trabajo de reducir drásticamente los síntomas y las muertes entre contagiados.

Cientos de millones de personas han sido vacunadas ya, varias con hasta tres dosis de diferentes farmacéuticas. Y esos millones son la evidencia de que las facunas funcionan.

Es por eso que, teniendo todo este contexto, me cuesta entender que sigamos lidiando con historias de atletas que se reusan a vacunarse. Novak Djokovic ha dejado claro que no se va a vacunar, aunque esto le resulte en la expulsión de un país y torneo. Ahora también Gignac se perderá de jugar en Estados Unidos por no vacunarse. Estos solo son un par de ejeplos de varios más.

Lo que no entiendo es a qué le temen.

Claro, cada quien tiene total derecho de decidir lo quiera sobre su cuerpo (aunque en Estados Unidos parece que esto no existe para las mujeres, pero no perdamos el hilo de la conversación). Pero si algo tan simple como una inyección interfiere en tu carrera y en tu equipo completo, ¿hace sentido negarse todavía?

Cada día que pasa las farmacéuticas confirman sus fórmulas y las mejoran para garantizar seguridad y calidad. ¡Han pasado dos años y medio! ¿Qué dudas pueden seguir teniendo estos atletas?

¿Ustedes los entienden? Que alguien me explique por favor.

Más

Más ParaGanar