El video de un piloto de Nascar cantando una canción de Céline Dion es perfecto

El video de un piloto de Nascar cantando una canción de Céline Dion es perfecto

Carreras

El video de un piloto de Nascar cantando una canción de Céline Dion es perfecto

By

Ryan Blaney es un hombre con muchos talentos: piloto de NASCAR, le gusta pegar de gritos cantando heavy metal, es un aspirante a Jedi, y se está dejando crecer una barba de leñador. Y ahora, gracias a uno de los mejores videos de las redes sociales de las carreras, puede agregar a su currículum el título del que mejor sincroniza los labios a una canción de Céline Dion.

El piloto de 28 años de Team Penske estaba grabando unos promocionales de la temporada de la NASCAR cuando, aparentemente, el ambiente se empezó a poner musical. Blaney no solo atravesó esa puerta abierta, sino que entró por la puerta grande con toda la actitud y el glamour de una estrella de Broadway, con todo y su vestuario (bueno, casi).

Olvídense de la NASCAR Cup Series 2022, Blaney ya la ganó antes de que siquiera empezara y todo por esta presentación espectacular de lip-sync con un clip de la canción It’s all Coming Back to Me Now de Céline Dion. Son solo 13 segundos, pero son 13 segundos espectaculares que brevemente transformaron la pantalla verde en un escenario de Las Vegas.

Traducción: Oye, @celinedion, ¿cómo lo hizo @Blaney?

 

Sí, es una canción fabulosa, y para casi todos en el planeta sería imposible cantarla bien, pero la versión de Blaney es casi perfecta. Eso sí, al principio parece batallar un poco con la letra:

“There were nights of endless pleasure
It was more than all your laws allow”

Pero cuando llega la parte de “Baby, baby, baby”, ahí es cuando Blaney se repone como los grandes.

Se quita la capa, avienta sus lentes por estar inspiradísimo en su personaje de estrella del cine furibunda y toma lo que parece ser una escoba antes de agregar, “When you touch me like this…” Mientras sostiene el micrófono con la mano derecha, y con la izquierda sobre su cadera, Blaney estaba más que preparado para brillar: era un actor pretendiendo ser un piloto de NASCAR.

Con un derroche de energía, Blaney irradia la pasión de todas las emociones de esta icónica canción y brilla con la intensidad de los colores fluorescentes de su traje contra incendios mientras su contacto visual te va atrapando poco a poco.

Claramente él también está sintiendo todo esto, usa toda su energía para pretender que está gritando a todo pulmón como si fuera el acto final de un espectáculo legendario destinado a ser un acto permanente en el mundo del teatro musical y como si estuviera a solo unos minutos de que caiga el telón.

El mundo de la NASCAR nunca había visto una actuación como esta, y puede que no la vuelvan a ver porque, simplemente, es imposible de superar. Y es por eso que debemos decir: Agradece la ovación, Ryan Blaney. Y muchas gracias.

 

Artículo traducido por Ana Lucía Toledo

Más

Más ParaGanar