Opinión: Ya es hora de que Floyd Mayweather cuelgue los guantes

Opinión: Ya es hora de que Floyd Mayweather cuelgue los guantes

Box

Opinión: Ya es hora de que Floyd Mayweather cuelgue los guantes

By

Llegó la hora para que Floyd Mayweather cuelgue los guantes y se retire.

Durante muchos años, el múltiples veces ex campeón del mundo ponía a prueba el deporte con su impecable ejecución. Pero, todo esto cambió el domingo por la noche cuando Mayweather puso un pie en el ring del Hard Rock Stadium en Miami.

Mayweather, de 44 años de edad, se enfrentó al boxeador novato y estrella de YouTube Logan Pual en una pelea de exhibición de 8 rounds. Era un emparejamiento extraño en el límite entre el deporte y el entretenimiento. La pelea de celebridades terminó sin un ganador, ya que las reglas del encuentro no permitían la presencia de jueces en caso de que cualquiera de los dos boxeadories viera el final del túnel.

Fue un resultado que nos impresionó. Aunque había una amplia gama de opciones en esta pelea, el sentido común solo permitía un posible resultado: Mayweather ganaría por nocaut fácilmente. Se sentía como que solo era cuestión de que Mayweather quisiera tomarse las cosas en serio y parar a Paul, ya que no había nada que el youtuber pudiera hacer para parar a la leyenda invencible.

 

Aún así, Paul presionó a Mayweather, le lanzó sus mejores golpes una y otra vez y algunos hasta llegaron a golpearlo. Fue una gran llamada de atención para Mayweather, quien admitió después de la pelea que ya no es el hombre que solía ser.

Este es un territorio peligroso para Mayweather si decide continuar peleando.

Su magia y su habilidad para niveles y mundos más allá de las habilidades de su oponente parece que se han erosionado hasta un punto en el cual su oponente podrían tener una oportunidad, algo que simplemente no existía hace algunos años.

Las peleas de Mayweather en contra de no boxeadores en tiempos recientes estuvieron lejos de ser competitivas, incluso cuando fueron en contra de atletas deortivos de alto rango. En 2017, Mayweather juguetéo con el ex campeón bidivisional de la UFC Conor McGregor antes de pararlo en el 10o round. Y tiempo después, en 2018, Mayweather noqueó al kickboxer japonés Tenshin Nasukawa en el primer round de su exhibición, haciendo llorar al peleador de 20 años en el ring de su país natal.

La pelea del domingo contra Paul fue un claro indicador de que Mayweather necesita dejar de pelear.

Su legado no está cimentado en su corazón, poder de golpeo, emocionante estilo de pelea y otras características comunes que han posicionado a peleadores en los libros de Historia. Mayweather es uno de los poco atletas que salen del mundo de las peleas invicto, una de las casi inexistentes figuras que han alcanzado la cima en el deporte y nunca cayeron.

Una derrota, aún a nivel de exhibición, sin duda mancharía el legado de Mayweather. Lo último que el boxeo necesita es que uno de los más grandes en la historia del deporte sea aplastado por un youtuber.

Como lo dijo Mayweather el domingo, dinero es casi todo ya que puede comprar casi todo. Pero aún así, hay algunas cosas fuera del alcance del dinero, como su medalla de boxeo de las Olimpiadas de 1996, tres campeonatos de Guantes de Oro en Estados Unidos, un récord profesional de 50-0 y 15 títulos mundiales.

Sin duda, Mayweather es un maestro del boxeo, uno de los más grandes en haber practicado este deporte. Pero el tiempo ha queda invicto por mucho más tiempo y es implacable con cualquiera que quiera retarlo.

Más

Más ParaGanar