Los Rams decidieron jugarse el todo por el todo... y son un fiasco

Los Rams decidieron jugarse el todo por el todo... y son un fiasco

NFL

Los Rams decidieron jugarse el todo por el todo... y son un fiasco

By

¿Recuerdan que hace cuatro semanas los Angeles Rams canjearon a Von Miller y todo el mundo empezó a hablar maravillas sobre cómo el equipo de Sean McVay iba a dar el todo por el todo y eran los favoritos para llevarse el trofeo Lombardi a casa?

¿Y también recuerdan que poco después de eso seleccionaron a Odell Beckham Jr. y entonces se redoblaron las predicciones para este equipo que llegó a noviembre con un récord de 7-1 y que parecía estar listo para ser el mejor, no solo de la NFC sino de toda la liga?

Bueno, pues nada de eso está saliendo como esperaban los Rams. De hecho, ha sido justo lo contrario.

Ayer en el Lambeau Field, los Rams perdieron 36-28 contra Aaron Rodgers y los Packers. Fue su tercera derrota consecutiva que les cimentó un noviembre sin victorias: tres derrotas y una semana de descanso.

Ahora los Rams están 7-4, a dos partidos de los Cardinals en la división oeste de la Conferencia Nacional, y quedándose atrás en la carrera hacia los playoffs de la NFC.

Las cosas no pintan nada bien para LA, nada bien.

Mathew Stafford había sido considerado como candidato a MVP, pero se ha topado con muchas dificultades en esta racha perdedora. Ayer, por tercera vez consecutiva, lanzó un “pick six” –cuando un jugador del equipo contrario intercepta el pase del quarterback, corre hacia la zona de anotación y anota un touchdown de seis puntos–, situación que está muy lejos de ser la ideal. Hay reportes de que está jugando con molestias en el hombro del brazo lanzador y también de que tiene otras dolencias que la mayoría de los quarterbacks tendrían después de 12 semanas de la temporada, pero de cualquier forma, su juego no ha sido nada maravilloso últimamente.

En los dos partidos en los que ha jugado con su equipo nuevo, Miller no ha tenido ninguna captura y, hasta ahora, no ha aportada nada a LA.

Ayer OBJ atrapó su primer pase de anotación, pero aún no ha logrado cambiar el juego de los Rams, que era lo que los fans esperaban cuando fue seleccionado. Tienen que considerar que en la medida que OBJ pase más tiempo con Stafford y su nueva ofensiva, más pronto se convertirá en ese factor de cambio, pero el panorama no pinta nada bien para el receptor.

Queda claro que los Rams extrañan al receptor abierto Robert Woods, cuya temporada terminó con una lesión en la rodilla justo un día después de que OBJ se unió al equipo. Woods era quien mantenía unida a la ofensiva e hizo mucho por ella de muchas y diferentes formas, así que ahora necesitan desesperadamente encontrar una forma de reagruparse sin él.

Afortunadamente, los Rams recibieron un regalo esta semana: les toca recibir a los Jaguars, justo la ayuda que un equipo necesita para impulsar las cosas en dirección positiva.

Sin embargo, después de ese partido las cosas se volverán a complicar: se enfrentarán a los Cardinals (como visitantes), a los Seahawks, a los Vikings (como visitantes), a los Ravens (como visitantes) y a los 49ers. Por el momento, ninguno de esos partidos parece estar asegurado.

Se supone que para diciembre los Rams serían un equipo de ensueño, y en cambio son un equipo decepcionante que está en peligro de experimentar un fracaso épico que no terminará con un trofeo sino con la gente riéndose de ellos.

Es una locura lo mucho que pueden cambiar las cosas en un mes.

 

Artículo traducido por Ana Lucía Toledo

Más

Más ParaGanar