El sueño de Pumas que se esfumó en la corrupción

El sueño de Pumas que se esfumó en la corrupción

Futbol

El sueño de Pumas que se esfumó en la corrupción

By

Descarado, vergonzoso, lamentable situación la que atraviesa el futbol mexicano. Reflejo de un país manejado por los intereses del narcotráfico y sí, a la ciudad de Guadalajara la mueve un negocio oscuro, sucio y muy sangriento.

A Pumas no lo eliminó el Atlas, a Pumas lo dejó fuera la corrupción, esa con la que tanto conviven los directivos auriazules y que hoy les dio una sopa de su propio chocolate costándole una final.

© Sipa USA

Es muy obvia la manera en que el Atlas se ha visto favorecido esta liguilla, y no nos vengan con cuentos que es criterio del silbante, para eso está el VAR y tanto en la serie contra Rayados como en la de Pumas, existieron situaciones arbitrales muy comprometedoras que ‘coincidentemente’ resultaron beneficiando a los rojinegros.

Atlas será campeón, sí o sí

Ya está escrito, Atlas será campeón del futbol mexicano, el equipo que pretenda desafiarlos no se enfrenta solo a 11 futbolistas, lo hace ante todo un sistema confabulado para acabar, sí o sí, con la sequía de los Zorros esta temporada.

La ciudad de Guadalajara necesita brillar, necesita casos de éxito, propios o comprados. El Atlas es un equipo muy importante para la sociedad tapatía y los ‘nuevos dueños’ del futbol mexicano quieren ver su ciudad feliz, en apogeo. Denle esa alegría a la gente, aunque cueste sangre… como la de Dinenno.

El sueño de Pumas terminó

Pumas llegó más lejos de lo que se esperaba y aunque en el desarrollo de la eliminatoria Atlas fue muy superior y pudo clasificarse de manera contundente, no lo hizo. Los auriazules dejaron la vida el segundo tiempo en el Jalisco y con el tanto de Dinenno al 76 parecía que el milagro los volvía a acompañar.

Casi, Pumas quedó cerca de la hazaña de llegar a una final desde el lugar 11 de la tabla. La multitud felina que acompañó a la Universidad en su aventura en el Jalisco salió contenta pese a la eliminación, en la grada no se ve el VAR y los aficionados no entendieron el robo descarado que estaba sucediendo en el estadio.

Nada que reprochar a Pumas que pese a ser un equipo muy limitado, en estas últimas semanas dejaron todo, dieron muestras de garra, espíritu y se convencieron a ellos mismos de poder mejorar.

Pumas le devolvió orgullo a su gente y esta lo pagó volcándose en apoyo tanto de local como de visita, recordando las grandes entradas auriazules en Toluca, Azteca y el Estadio Jalisco.

 

Más

Más ParaGanar