Ahora que Aaron Judge usa barba, debería desafiar la política de los Yankees contra el vello facial

Ahora que Aaron Judge usa barba, debería desafiar la política de los Yankees contra el vello facial

Beisbol

Ahora que Aaron Judge usa barba, debería desafiar la política de los Yankees contra el vello facial

By

Tras perder contra los Red Sox en el Wild Card de la Liga Americana a principios de octubre, la temporada de los New York Yankees acabó de forma temprana. El resultado fue que el equipo de los Yankees tuvo ocho semanas enteras para ejercitar el libre albedrío con su apariencia personal.

¡Qué gran concepto!

Yankees es el único equipo de las grandes ligas en tener una política que prohíbe la barba. Es lo que han hecho desde 1973, cuando el ya fallecido George Steinbrenner instituyó la política, y a pesar de los cambios que ha tenido la empresa, la regla se ha mantenido como una forma de tributo a Steinbrenner. Pero oigan, estamos en 2021. Ahora el estándar para una apariencia “profesional” es diferente, e ignorarlo convierte a esta regla en una reliquia del pasado.

¿Qué pasaría si, por decir algo, Aaron Judge se presentara en el entrenamiento de primavera y dijera que no va a quitarse la barba? Porque ahora Aaron Judge tiene barba, y el en serio debería dejársela.

Traducción: Joey Gallo, como cualquier otro Yankee, se deja crecer el vello facial una vez que termina la temporada. Creo que es tiempo de que los Yankees se deshagan de esta tradición anticuada porque una cara rasurada y menos vello no significa ser profesional.

 

Él es un hombre que debería comprometerse con su barba.

Pero volvamos a la pregunta original: ¿Qué podrían hacer los Yankees si un jugador se negara a rasurarse? La respuesta corta es… no mucho.

El CBA, o contrato colectivo, que está por vencer, protegería a los jugadores de las multas o suspensiones por usar barba. Lo más que el mánager de los Yankees Aaron Boone podría hacer sería mandar al jugador a la banca y pasarla como una decisión administrativa (y todos sabríamos que no es cierto). Fuera de eso, la política se sostiene únicamente por la presión social y la tradición. Si un jugador estrella como Judge realmente quisiera derribar la política, o que se le unieran sus compañeros de equipo, los Yankees sabrían que no hay mucho que podrían hacer para detenerlo.

Hemos visto que esto se desarrolla de forma preventiva en el mercado de la agencia libre. En 2013, los Yankees cejaron en su intento de contratar al pitcher relevista Brian Wilson, quien tiene una gran barba, porque Wilson les dijo a los Yankees que no iba a rasurársela.

Traducción: Descarten a Brian Wilson para los Yankees. El agente le dijo a Brian Cashman que Wilson no se va a rasurar la barba. En serio.

 

El general manager Brian Cashman incluso admitió que descartó a Wilson porque no se rasuraría. Querían evitar todo el show sobre esta política inaplicable, incluso si eso significaba dejar pasar a un gran jugador.

Que una oficina principal tome esto en cuenta al momento de evaluar a los jugadores es algo ridículo: ¿Qué tan apegado es a su barba? El simple hecho de hacer esa pregunta debería ser suficiente para ya olvidar esa regla. Pero Judge, por sí solo, puede hacer que esto pase, lo único que tiene que hacer es quedarse con la barba.

Ha pasado suficiente tiempo, Yankees.

 

Artículo traducido por Ana Lucía Toledo

Más

Más ParaGanar